.

ANTICIPATE A LAS REBAJAS -10% EXTRA con el código: PRESALE en compras superiores a 250€.

ES/ES

Planchas

¿Quieres probar otro método para cocinar que no sea la barbacoa? ¡Prueba la plancha de gas! Para los ingredientes que requieren altas temperaturas como por ejemplo el pescado, marisco o la carne, la plancha es ideal, sellará y caramelizará estos ingredientes a la perfección sin dejarlos secos por dentro. Además, al tener una amplia superficie bien plana, te será más fácil darle la vuelta a las hamburguesas. La plancha de gas también se convierte en nuestro mejor aliado cuando queremos cuidar un poco la dieta. Échale un vistazo a nuestro catálogo de planchas para barbacoas que tienen una garantía de 3 años y recuerda que con sweeek el envío es gratuito a partir de 250€ de compra.

Más información sobre Planchas
Mesa de plancha modular

Mesa de plancha

9 productos

9 productos

LOS CONSEJOS DE sweeek

La barbacoa se ha vuelto muy popular y es muy normal encontrar en cualquier jardín o terraza una barbacoa de carbón o de gas, pero tienes que saber que existe otra opción: la plancha de gas. Gracias a ella puedes darle un nuevo sabor a tus platos y probar una nueva forma de cocinar tus ingredientes preferidos. Con una plancha a gas, seguro que impresionarás a tus familiares y amigos. Podrán volver a descubrir los sabores naturales de la carne o el pescado gracias a la alta temperatura de la plancha que sella la comida encerrando los sabores naturales. Nuestras planchas se adaptan a nuestras barbacoas de gas que han sido diseñadas para que la parrilla se pueda cambiar fácilmente por una plancha. Cocinar a la plancha es muy saludable ya que no necesitas usar materia grasa. El calor está distribuido por toda la superficie de la plancha a partes iguales, por lo que cocinar es muy fácil, no tienes que preocuparte por ver alguna parte menos o más cocinada.

EL MANTENIMIENTO DE LA PLANCHA

El mantenimiento de la plancha no requiere tanto esfuerzo como él de la parrilla. Antes del primer uso, tan solo tendrás que lavarla con agua y jabón de uso cotidiano y secarla antes de usarla. Limpiarla después de usarla es muy fácil: mientras la plancha está caliente vierte un poco de agua y frota suavemente con un cepillo adaptado. Cuando ya no sea la temporada de comer fuera, y vayas a almacenar tu barbacoa, protégela con una funda protectora que podrás encontrar en nuestro catálogo en el apartado de accesorios para barbacoas.